“Una vez que nos vayamos de este plano, podemos dejar una huella, dar vida”

Melina Castellanos cambió su vida y se convirtió en ejemplo de superación. Tiene 30 años, desde los cinco padeció insuficiencia renal crónica y hace dos meses que fue trasplantada. Fue su hermana Andrea quien tuvo el gesto altruista y le salvó la vida.

“Hay un antes y un después del trasplante. Me cambió la vida por completo. Mejoré mucho mi salud. Me siento perfectamente, a pesar de tomar medicación de por vida para evitar rechazar el órgano, hago una dieta sin sal, es importante el cuidado luego del trasplante justamente para evitar el rechazo. Me realizo controles cada 15 días en Córdoba y hasta ahora los valores me dieron muy bien”, relató en diálogo con Noticias del Estero la joven oriunda de Atamisqui.

Desde que se enteró que eran compatibles, su hermana no dudó en someterse a la cirugía. “Me invadió una mezcla de sentimientos, porque iba a darme una oportunidad para seguir viviendo. Yo hubiera hecho lo mismo por ella. La familia primero, ante todo, son valores que mis padres nos inculcaron. Voy a estar agradecida toda la vida”, agregó con cierta emoción.

Según afirmó, padecer insuficiencia renal no le imposibilitó seguir estudiando. “El año pasado cursé el último año del profesorado de Tecnología en la Normal y en cuanto me recupere totalmente, comenzaré mi residencia. Después del trasplante se puede llevar una vida normal”.

Esta difícil situación la motivó a ser un instrumento para transmitir un mensaje de vida. Actualmente forma parte de la comisión directiva de Atyvse (Asociacion Trasplante y Vida de Santiago del Estero) y participa en capacitaciones a diferentes instituciones junto a un gran equipo.

“Desde ese entonces estoy comprometida con la difusión de la importancia de la donación de órganos. Trato de compartir mi historia así tomen conciencia de ser donantes. Una vez que nos vayamos de este plano, podemos trascender y dejar una huella y sobre todo, lo más importante que otras personas puedan seguir viviendo. Donar órganos salva vidas”, dijo.
Mitos que rodean a la donación

Acceder a información seria y confiable acerca de la donación de órganos es fácil pero rodean diversos mitos que confunden a las personas.

Sobre esto, Melina asegura que uno de ellos “es que si una persona tiene un accidente, los médicos no salvaran esa vida para extraer los órganos; es totalmente falso. De 1000 personas fallecidas cuatro pueden ser donantes ya que hay ciertos requisitos que deben cumplir para poder serlo. En el caso de que una persona tenga un accidente, debe fallecer en terapia intensiva y con diagnostico de muerte cerebral, la cual dictaminaran los médicos y de esa manera decidir que órganos se pueden donar”.

Esos mitos “se dan justamente por la falta de información y porque generalmente en las redes sociales circula mucha “desinformación”. La gente comparte y viraliza sin ni si quiera verificar la fuente o hacer una pequeña investigación. Por miedo y desinformación, muchos se niegan a ser donantes”, cerró.
Finalmente invitó a la sociedad en general a sumarse, informarse y “que se comprenda que nadie puede decir ´no necesito un trasplante´, nadie está exento. Seamos donantes, salvemos vidas”.